Menores que presencian y experimentan la violencia

Los menores que viven en un hogar donde está presente la violencia tienen más probabilidades de sufrir ellos mismos actos violentos. En Suecia, unos 150.000 niños comparten hogar con un progenitor que ha sido en algún momento víctima de actos violentos por parte del otro. La Ley Reguladora de los Servicios Sociales de Suecia estipula que los menores que han sido víctimas de delitos o testigos de actos violentos tienen derecho a obtener apoyo y ayuda de los servicios sociales.

Los menores que presencian o experimentan violencia contra uno de los progenitores se encuentran en una posición particularmente vulnerable al depender tanto de la víctima como del perpetrador. Por consiguiente, es importante que haya adultos que vean y hablen con el niño acerca de lo que está sucediendo. Cuando una mujer con hijos se traslada a una vivienda protegida del Centro de Acogida de Mujeres de Upsala se ofrece siempre a los menores charlas de apoyo.

This post is also available in: Sueco Inglés Árabe Persa